INSTRUCCIONES PARA ELABORAR ADOBES Y REPELLOS

Tras la primera excursión del curso, donde visitamos una fábrica de producción de ladrillos de adobe, quedé bastante interesada. Teniendo en cuenta los tiempos que corren, tiempos insostenibles, tanto desde el punto de vista económico, como la actual situación de escasez de recursos, me parece más importante que nunca, que todos podamos levantar nuestra propia vivienda con los recursos que aún nos quedan. Indagando por la red encontré unas instrucciones para elaborar adobe, que alguien había compartido en la web, tras hacer la casa para su familia y percatarse de la escasa información para hacer adobes y repellos de buena calidad. Se trata de unas directrices fáciles de entender y aplicar, a base de materiales que se encuentran disponibles, así que la persona interesada pueda tener una base de orientación para poder hacer un buen adobe/repello, de modo que lo comparto con todos, para que ese, en teoría, derecho constitucional, siga siendo viable.

INTRODUCCIÓN.

 Las instrucciones son para adobe hecho a mano, el cual se compone de tierra barrosa, paja y eventualmente arena. El repello esta reforzado con mortero (aunque si está bien batido, eso no es necesario y hasta ofrece mejor resistencia que un repello con cemento) y paja molida. El proceso de elaborar adobe incluye: Cernir la tierra, revolver los componentes en seco, revolver la tierra mojada con palas y pisarla después por un buen rato con los pies. Se forma el adobe con un molde y se deja secar por un día. Luego se pone el adobe del costado y se raspa y empareja la superficie que estaba en contacto con la tierra. Después se secan los adobes otro día o dos mas en esta posición. Finalmente se apilan hasta el momento en que estén usados. Un adobe de 38 x 35 x 12 cm pesa más de 20 Kg! ……..ánimo!

TIPOS DE TIERRA A USAR PARA ADOBES Y REPELLOS DE LODO.

Cuidado con tierra gris! Lleva cal o magnesio y se dice que es la menos durable, ante la duda es mejor no usarla. Un adobe hecho con una tierra que esponja es un adobe que se puede desboronar fácilmente en contacto con agua si no esta bien hecho. A todas las tierras con alto contenido de barro es recomendable agregarle algo de arena para evitar que se agriete el adobe. Hay muchas variables más que pueden determinar la calidad del adobe. A continuación, hay tres pruebas sencillas que pueden servir como guía:

 1. Prueba de sedimentación (según CRATerre)

Se disuelven unos 2-3 puños de barro en un frasco con bastante agua. Los contenidos del barro se van asentando en 3–4 niveles. Más abajo se encuentra la grava seguido por la arena, después sigue la arcilla y por último el del barro. El espesor del barro debe tener un mínimo del 30% del total de los asentamientos en el frasco (medido con regla) para que se trate de una tierra que sirva para hacer adobes.

2. Prueba de Bolita

El barro para la prueba solamente debe de ser lo suficiente húmedo para  poder formar una bolita de 4 cm. Amasa bien el barro y deja caer la bolita al suelo desde una altura de 1.50 metros. Si se desborona por completo, como la muestra de la derecha, es que contiene mucha arena y apenas sirve para mortero de barro. Si la bola solamente se aplasta como la muestra del extremo izquierdo, entonces contiene mucho barro y tiene que ser rebajado con arena para poder servir para adobes. La segunda prueba (por la izquierda) ya no tiene tanta adhesión, pero todavía sirve para adobes hechos a mano. La tercera prueba (por la izquierda) es un barro con demasiada arena y no sirve para hacer adobes.    

3. Hacer una prueba al adobe.

Para comenzar se puede hacer un adobe de pequeña dimensión, en forma de una “torta” de 20 cm con un espesor de 4 cm. Amasa la tierra bien por unos minutos con consistencia de plastilina suave (que la tierra no embarra la piel), forma la torta y déjalo secar. Si se agrieta, falta arena. La mezcla ideal es 30% de barro con 70% de arena y eventualmente algo de paja, preferiblemente molida o recortada (tiras de 5-10 cm). Casi siempre, cualquier tierra ya contiene un cierto porcentaje de arena, así que agrega tal vez un 30 % de arena, haga otra prueba y vea como se comporta. Rompa la prueba con la mano sobre la esquina de una mesa. Si se quiebra con un “clack” con un corte limpio, entonces es un adobe bueno. Si el corte tiene un aspecto de tierra suelta, desboronada, falta tiempo de batida o de plano la tierra no sirve.

Como prueba final es recomendable hacer unos adobes del tamaño que se va usar para ver como se comporta. Grietas indican que todavía falta agregar mas arena. Se puede simular una prueba de resistencia de la siguiente manera; se deja caer el adobe seco desde la altura de la cadera a un suelo firme. Si no se rompe, se puede suponer que tiene suficiente resistencia para ser usado en la construcción. Otra prueba es sumergir al adobe anteriormente bien secado en una cubeta o un tambor con agua por varias horas. Si no se empieza a desboronar y no se deshace sacándolo del agua, se trata de un buen adobe.

TAMAÑO DE LOS ADOBES.

 (Los tamaños propuestas son: largo x ancho x grueso) Aquí tenemos una pregunta que frecuentemente termina en discusiones. La regla dorada es: La altura máxima de una pared de adobe es 10 veces su espesor! Así que una pared con una altura de 4 metros debe de tener un mínimo de 40 cm de ancho. Para aprovechar al factor térmico se recomienda un espesor de la pared de 38 cm mínimo. Por otra parte hay que pensar en los tamaños (y gastos) de la madera, si la casa lleva un anillo de madera a la altura de las puertas y ventanas. Tamaños estándar de vigas que se pueden usar para el anillo son: 10 x 15 cm para un adobe de 28 cm, y 15 x 20 cm para adobes de 38 cm. Para el anillo, por lo general, se usan dos vigas, empleando como base su lado mas ancho, 30 y 40 cm respectivamente. Se podría recomendar hacer un adobe de 38 x 35 x 12 cm y para una estructura pequeña el tamaño de 28 x 25 x 12 cm. Con estos tamaños se asegura que el repello aplicado se queda más alineado con las vigas del anillo. Para estructuras pequeñas se puede usar un adobe de 25 x 13 x 12 cm, y 25 x 15 x 12 cm si no se aplica un repello. Tenga en cuenta que para una casa de dos pisos generalmente se reduce el tamaño del adobe en el segundo piso por un 10% para reducir el peso! A cualquier casa le conviene un muro grueso por razones de estabilidad (particularmente en zonas sísmicas), aspecto estético y del factor térmico. Se gastan algunos adobes más, poniéndolos travesados, pero bueno…. Si se encuentra en graves apuros acerca del tamaño, pueden intentarlo con un adobe cuadrado o inventar un tamaño personalizado a su medida. Con la misma mezcla con que se hace el adobe se puede hacer un mortero. Solamente un poco mas delgado (suave), sin paja y con algo más de arena.

RECETAS:

  • ADOBE:

Para elaborar pruebas por favor vea el apartado “Introducción” – párrafo 3. La medida en cubetas es para hacer las pruebas y las carretillas para la producción. Si se encuentra en el peor de los casos, en el que tiene que comprar todo el barro, se pueden calcular unos 15 camiones de volteo (arena incluido) para hacer 4000 adobes del tamaño de 38 x 35 x 12 cm y unos 40 pacas de paja molida de trigo (sin semilla). La paja tiene que ser de trigo, la avena se descompone demasiado rápido. La paja entera puede formar nidos y debilitar significativamente al adobe si no está bien distribuida en el adobe.  En caso de duda usa paja molida o recortada (machete o molino de tractor con la criba más grande). Si es posible, muele las pacas en el sitio de la obra. Si no, va tener que conseguir costales de una panadería para empacar la paja (75 costales para 40 pacas).

- Tierra (Barro):   una cubeta  (carga completa: 4 carretillas)

- Arena:                  ¼ cubeta  (carga completa: 1 carretilla)

- Paja recortada:  ¼ cubeta  (carga completa: 3 cubetas)  

Elaboración: El  punto clave para un buen adobe resistente es la batida. Mezcla los ingredientes en seco y agrega el agua. La consistencia correcta es cuando el lodo batido no se queda pegado en los pies al terminar de batirlo. Si es posible, pisa el lodo intensamente unos 10 minutos, como mínimo. En el laboratorio se comprobó que el adobe alcanza su máxima fuerza de adhesión y resistencia al batirlo durante 10 minutos. Tal vez conviene hacer cargas más pequeñas y asegurarse de esta manera que esté bien batida. Moja el interior del molde con agua y arroja la mezcla con fuerza al interior. Al arrojarlo con más fuerza, más se comprime y mejora así la resistencia final del adobe. Empuja la mezcla en las esquinas con el puño y un movimiento redondo hacia abajo y después un poco hacia arriba para que estas se llenen bien. Nivela la superficie con la mano. Levanta el molde con un movimiento brusco hacia arriba para que se desprenda el adobe del molde. En un clima muy seco y caluroso, tal vez conviene tapar los adobes con una lona o paja para evitar que se agrieten por secarse demasiado rápido. Deja secar el adobe hasta que alcance la firmeza para poder levantarlo sin que se rompa (un día). Entonces se acuesta el adobe en su costado y se empareja la superficie que estaba en contacto con el suelo. Se deja secar el adobe por un día o dos más y apiladlo si no vaya a ser usado de inmediato.

  • REPELLO DE LODO

Una mezcla bien batida sin cemento tiene mejor resistencia que una mezcla mal batida y reforzada con mortero. Conviene invertir en un barro bueno para asegurar la buena calidad del repello. Para el interior de una casa de 10 x 15 metros se pueden calcular más o menos un camión de volteo con barro y otro de arena, más unos 24 bultos de mortero y 20 pacas (37 costales) de paja molida de trigo, sin semilla. Si se quiere un acabado liso de la pared, se puede moler la paja con el molino de tractor con la criba más pequeña. Si se prefiere ver la textura de la paja ha de emplearse la criba mediana. La siguiente mezcla esta comprobada y produce un repello de buena resistencia. La mezcla empleada para hacer una estufa (“Lorena”) produce también un excelente enjarre (Lorena).

- Barro ………………..2 carretillas

- Arena cribada ….2 carretillas  (criba fina de 2 – 3 mm)

- Mortero ……………1 Bulto

- Paja molida ……….3 cubetas

Elaboración para acabado rústico: Mezcla todos los ingredientes en seco. Agrega el agua, batiendo bien la mezcla para que tenga una consistencia suave. Moja bien la pared, anteriormente “forrado” con corcho-latas (2 por adobe) y/o ranurada, y aplique la primera mano, emparejando la superficie con una regla de madera o metal (Es normal que se agriete). Al día siguiente se puede aplicar la segunda mano con la llana (flota). Dejar secar la superficie por poco tiempo y comprimirla con una llana de madera. Afinar con la esponja roja, mojándola a cada rato en una cubeta con agua. Dejar secar la superficie unos 15 min. y pasar por encima con la esponja negra para hacer visible la textura de la paja. Si prefiere un acabado liso, solamente se aplica la segunda mano con la llana de metal. Si busca un acabado liso perfecto, se recomienda la contratación de personal cualificado.

Otros tipos de repello: Se puede experimentar con una mezcla de cal pura con arena, que da buenos resultados.

¿CÓMO HACER ADOBES?

El molde para hacer los adobes puede ser de madera. Respecto a las medidas, se ha de tener en cuenta que el adobe encoge un poco al secar. Se mantienen los moldes permanentemente mojados con agua (en un tambor de 100 o 200 litros) mientras que están en uso. Del mismo modo se mojan bien antes de cargarlas, para facilitar que se desprenda el adobe. En el apartado de “Recetas” hay mas instrucciones acerca de la elaboración del adobe.

Molde de madera.

Preparar el adobe.

Mezclar y Bati

Mezcla lista.

Llenar el molde.

Emparejar.

Primera etapa de secado.

Segunda etapa de secado.

¿CÓMO APLICAR UN REPELLO DE LODO?

Lo más efectivo para ranurarlo es hacerlo en el momento en que se adhieren los adobes, cuando el lodo todavía esta fresco y fácil de remover. (Si se hace después, es recomendable mojar la pared para no tener que “comer” kilos de polvo)

0. Corcho - Latas

1. Ranuras.

2. Primera mano.

3. Emparejar.

4. Comprimir / 5. Alisar superficie con esponja mojada, de este modo también resaltan a la vista las tiritas de paja.

 

 

 

 

 

 

 

 

Irene García Doval.

About these ads

Acerca de habitatydesarrollo2011

Asignatura de Libre Configuración

Publicado el febrero 23, 2012 en Bioconstrucción. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 Comentario.

  1. Hola!
    Colaboro en una organización ambiental (reciente), estamos repellando una construcción con la técnica de “superadores” o mejor conocida como “earthbag”, nosotros repellamos con tierra (la sacamos de una presa que casi esta seca), suponemos que tiene suficiente arcilla, nuestra mezcla consta de tierra de presa, baba de nopal y paja, así es como nosotros repellamos. Pero nos dimos cuenta que con el paso del tiempo y en tiempos de lluvia, el repellado se empieza a cuartear y posteriormente se cae. ¿Es normal o tenemos que utilizar otros materiales?

    Pd: no nos gusta usar mortero, ya que contamina demasiado.

    Espero tu respuesta,
    Gracias!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 60 seguidores

%d personas les gusta esto: